Entrevista en El Comercio, 3 de marzo de 2018

Mar 3, 2018

Daniel Rodríguez.

«El 350 aniversario va a ir dedicado a los cofrades que nos precedieron»

Villaviciosa, Alicia G. Ovies 03/03/2018
Foto: Alicia G. Ovies

Daniel Rodríguez – Vicepresidente de la Cofradía de Jesús Nazareno

«Las obras de adecuación de Capistrano ya han comenzado y están muy avanzadas. El nuevo museo de la Semana Santa va a ser impresionante»

La Cofradía de Jesús Nazareno de Villaviciosa cumple este año 350 años. Más de tres siglos de historia que la directiva actual quiere conmemorar con un amplio programa de actividades a lo largo de los próximos meses. Hasta el momento, han decorado las diversas iglesias del casco urbano con varias lonas con la imagen de la entidad y la fecha de su origen. Su vicepresidente, Daniel Rodríguez, conoce de primera mano la importancia que la Semana Santa tiene para los maliayos. Él empezó con cuatro años y lleva los dos últimos formando parte de la gerencia.

La Semana Santa cada vez está más cerca. Ya han presentado el cartel.
Este año decidimos volver a lo clásico y va a ser de un artista local, Guillermo Simón. Creo que es una obra que va a gustar mucho a la gente.

Este va a ser un año especial por la celebración del 350 aniversario.
Sí, aunque durante la Semana Santa no vamos a hacer nada para no desvirtuarla. El aniversario va a ser un homenaje a los cofrades que nos precedieron, a los que estamos actualmente y a los que vendrán en un futuro.

¿Qué tiene la cofradía para haber perdurado tanto tiempo?
La tradición es algo que nos define. En Villaviciosa se vive la Semana Santa como algo natural. Por ejemplo, en mi caso, tengo dos hijos -de cuatro y ocho años- que están deseando que llegue para poder salir como cofrades. Es alucinante las colas que se forman el día de la inscripción. Ninguno quiere quedarse sin sitio.

Esa devoción se traslada a las cientos de personas que cada año acuden a ver las procesiones maliayas.
Se crea un clima de respeto muy grande por parte de la gente que viene a verlas. Llega hasta tal punto que parece que el público forma parte de las procesiones. Lo que más suele sorprender es la cantidad de niños que participan.

¿El futuro está asegurado?
Hubo una época dónde nos costó más, pero ahora se cubren todas las plazas. Hay gente suficiente para dar relevo. Aquí, cuando alguien nace, se va al Registro Civil y a la parroquia a hacerse cofrade. Somos conscientes de las dificultades que tienen en otras cofradías, pero, por suerte, aquí no nos pasa. En un época en la que todo lo religioso parece que va en retroceso, aquí está asegurado.

¿Tienen cerrado ya el programa del aniversario?
Estamos en ello, todavía nos quedan muchas cosas pendientes. Trabajamos muy duro para que todo salga de la mejor forma posible. Habrá varias actividades a lo largo de todo el año.

Una de las partes más importantes del aniversario va a ser la inauguración del museo en el Centro Cultural Capistrano.
Sí, ya han comenzaron obras de adecuación de la sala -era donde estaba antiguamente la biblioteca- y está muy avanzado. Burocráticamente, la pelota está en el tejado del Ayuntamiento. No va a haber nada en Asturias parecido, va a ser impresionante. Es un entorno mucho más noble que el actual y los pasos van a estar al lado de la iglesia. Antes siempre se guardaban allí, pero donde había sitio.

El local actual se queda demasiado pequeño.
Esa es una de las razones por las que el cambio nos va a venir tan bien. Tenemos un ajuar muy importante para ser solo una cofradía y ahora está muy apretado. El Santo Sepulcro tiene más de cien años. Además, hemos tenido que ampliar los estandarcillos para los niños porque teníamos más demanda que objetos. El viernes santo, que es cuando salen todas las imágenes, llegan a desfilar siete infantiles y ocho de adultos.

¿Se plantean ampliar el número de pasos?
Por el momento no. El último que añadimos a la colección fue «La oración del huerto», donado por el Ayuntamiento. Ahora nos estamos centrando en mejorar los que tenemos y mantenerlo en buenas condiciones.

¿Ha cambiado mucho la Semana Santa a lo largo de los últimos años?
Antes la gente bajaba el miércoles santo al mercado y ya se quedaba todo el día. La procesión del Silencio, el martes, es la que más suele gustar a los vecinos. Se apagan todas las luces y el camino se alumbra con antorchas. Es digna de ver, aunque la más conocida es la de Desenclavo.

¿Qué les pareció la campaña que realizó el Ayuntamiento en Fitur?
Todo lo que sea para beneficio del pueblo será bien recibido y la cofradía estará para ayudar en lo que haga falta.

¿Cuál es el futuro de la entidad?
Nuestro objetivo a partir de ahora es no perder cofrades. En la actualidad tenemos 1.700. Tenemos un problema y es que son los abuelos quienes se encargan de pagar la cuota y animar al resto de la familia, pero la población en Villaviciosa está envejeciendo. Ellos son los que están pendientes de todo. Mucha gente ya no vive aquí y sin nadie que los anime ya no vienen tanto como antes.