Jubileos e Indulgencias de la Cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno

Mar 11, 2017

Agustín Hevia Ballina, Archivero de la Catedral y Director del Archivo Histórico Diocesano de Oviedo.

El año 1991, después de la recuperación providencial del Libro de la Cofradía del Dulce Nombre, de la Villa de Villaviciosa, dediqué un extenso artículo en la Revista Studium Ovetense, con el título La Cofradía del SantoNombre de Jesús Nazareno de la Villa de Villaviciosa. En él en la página 94 dediqué un apartado a «Jubileos e Indulgencias de la Cofradía».

(1) Cf. Studium Ovetense, XIX (1991) 53-117

Recientemente, el mayordomo de la Cofradía, Nicolás Rodríguez Martín, me hizo llegar una hoja volandera, que le había sido ofrecida por un curioso bibliófilo, con destino al Archivo de la Cofradía. A falta de los Breves de Indulgencias, que en ella se relatan minuciosa y pormenorizadamente, me parece conferir a la referida hoja el carácter de precioso documento, que aporta datos preciosos sobre el tema de las Indulgencias concedidas por lo Romanos Pontífices a los cofrades de ambos sexos de nuestra Cofradía. Tomé la determinación de conjuntar los datos que, provenientes del Archivo Secreto Vaticano, ya eran conocidos a través de mi artículo, expresado más arriba, con los que ofrecía la valiosa hoja volandera de referencia y de esa manera, resumir para los Cofrades del Dulce Nombre de Jesús Nazareno el conjunto de Jubileos y Privilegios de Indulgencia Plenaria, que es posible lucrar a los Cofrades de la Cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno, con la finalidad de estimular, como la estimuló la Cofradía para los cofrades de ayer, renovando para los Cofrades de hoy, puesto que el carácter de las gracias y privilegios otorgados, en distintos momentos, por el Papa Pío VI en 1775 y del Sumo Pontífice León XII, en 1824.

Escribí entonces y quiero volver a ponerlo de actualidad las siguientes líneas, que, unidas a las que nos ofrece la hermosa hoja volandera, han de servir de testimonio de dos momentos álgidos de la vida y vivencias de nuestra Cofradía. No me retraigo de dejar constancia, casi literal de los dos momentos claves en el actuar y presencia de la Cofradía en la vida religiosa y pastoral de nuestra Parroquia de Santa María de Villaviciosa.

La consecución de Indulgencias, decía yo, en el artículo referido de Studium Ovetense, la consecución de Indulgencias, insisto, concedidas por el Romano Pontífice a favor de los vivos y de los difuntos fue un objetivo que se propusieron muchas de las Cofradías y parroquias, para las fiestas de más destacada devoción en cada comunidad. No tenemos constancia de consecución de Breve Pontificio de Indulgencias, hasta las concedidas por el Papa Pío VI en 1775, de cuya concesión informa Don Santos Basilio Alonso Reguero, al rendir las cuentas de ese año en las de 31 de diciembre de dicho año. En efecto en el acuerdo de 17 de septiembre de este año se indica: Dijeron uniformemente, sin excepción, que se pague al Sr, Vicario, D. Manuel Rodríguez Faes, los tres Breves de su Santidad, ganados en este presente año y sus originales están en el Archivo de la Iglesia y sus copias en una tabla en el cuerpo de ella.

(2) Cf, Libro de la Cofradía, f. 170

En 21 de setiembre siguiente, el Licenciado D. Miguel Pisador, Arcediano de Villaviciosa, por ante D. Bernardo Sánchez Alonso, Secretario de Visita, «mandó se satisficiesen los gastos ocasionados en los Breves de Indulgencias, obtenidos a favor de los Cofrades de esta Cofradía, según la cuenta y razón que presentará el párroco de esta Villa y se extenderán con la suficiente claridad para su aprobación».

(3) Ibidem, f. 171

En las cuentas que siguen de 31 de diciembre de 1976, D. Santos Basilio Alonso Reguero reconoce un «gasto de 375 reales de vellón por tres Breves de Indulgencia, que concedió Su Santidad a la Cofradía».

(4) Ib. f. 172

No poca satisfacción nos produjo haber descubierto la minuta de un Breve de Indulgencia concedido por el Papa Pio VI el25 de mayo de 1775. En búsqueda minuciosa que nos realizó nuestro amigo el Profesor D. Justo García Sánchez en el Archivo Secreto Vaticano, llegó al descubrimiento de la minuta de uno de los Breves, que transcribimos en su texto original, acompañado de su traducción.

«Pius VI, Ad perpetuam. Ad augendam intenti: omnibus et singulis confratribus et consororibus Confraternitatis Iesu Nazaraeni in paroechiali Eclesia Sanctae Mariae de Villaviciosa, Ovetensis Dioeceseos, ut asseritur, erectae, vere poenitentibus et confessis, qui praedictam Ecclesiam die tertia Maii singulis annis devote visitaverint, ibique Sanctissimum Eucharistiae Sacramentum sumpserint, plenariam Indulgentiam concedimus, in contrarium facientibus non obstantibus quibuscumque. Praesentibus, absoluto anno Iubilaei, perpetuis futuris temporibus valituris, Datum apud Sanctum Petrum, 25 Maii 1775, anno primo».

(5) Archivo Secreto Vaticano, Sectio Brevium Indulgentiarum perpetuarum, Vol. 42 (Pío VI, año 1775, fol. 173 v

Traducción:

«Pío VI, siervo de los Siervos de Dios, para perpetua memoria, Para aumento de la devoción, según la súplica. A todos y cada uno de los Cofrades, hombres y mujeres, de la Cofradía de Jesús Nazareno, erigida canónicamente, según se expresa, en la Iglesia Parroquial de Santa María de Villaviciosa, que verdaderamente arrepentidos, después de haberse confesado, visitaren la antedicha Iglesia el día tres de mayo, cada año con verdadera devoción y allí recibieren el Santísimo Sacramento de la Eucaristía, les concedemos Indulgencia Plenaria, Sin que obste cosa alguna en contrario. Por las presentes , que habrán de tener valor para siempre, una vez concluido el año del presente Jubileo. Dado en Roma, en San Pedro, el 25 de mayo de 1775, Año primero de nuestro Pontificado».

El extracto de la petición se halla un poco más adelante. Después de recoger en italiano la súplica de la Cofradía o Congregación del Tercer Orden de San Francisco de Paula, erigida en la Iglesia de la Victoria de los Padres Mínimos de Madrid, dice;

«Similmente supplica la Confraternitá di Gesú Nazareno eretta nella parrochia di S. Maria de Villaviciosa, Oveten. Dioec, per il giorno tré maggio, in cui i fratelli e sorelle fanno la loro Communione Generale nella detta chiesa».

(6) Ib, f. 176 r

Traducción:

«Igualmente suplica a S.S. se digne conceder la Indulgencia Plenaria a la Cofradía de Jesús Nazareno, erigida en la Parroquia de Santa María de Villaviciosa, de la Diócesis de Oviedo, para el día tres de mayo, en que los Hermanos y Hermanas Cofrades hacen su Comunión General en dicha Iglesia».

A pesar de haber realizado intensa búsqueda, no hemos podido llegar a menciones de los otros dos breves aludidos más arriba en el Archivo Secreto Vaticano. Pero creemos que lo descubierto y con la hoja impresa que añadiremos producirá alegría a los Cofrades de la Cofradía de Jesús Nazareno, toda vez que, como se indica en el tenor de la concesión, permanece en vigor la consecución de la Indulgencia Plenaria, hecha por el Papa Pío VI, para la fiesta de la Santa Cruz de Mayo, así como el resto de Indulgencias perpetuas, concedidas por los Breves del Papa León XII, con fecha 3 y 6 de agosto de 1824.

Relacionado con nuestra Villa solamente se ha localizado otro Breve que concede Indulgencias a favor de los Misioneros de la Orden de San Francisco, del Convento de San Francisco de Villaviciosa, conseguido en 1799.

(7) A.S.V., Sectio Brevium Indulgentiarum, 1799, f. 197

LOS BREVES DE INDULGENCIAS DEL SIGLO XIX.

La Cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno solicitó la concesión nueva de Indulgencias en el progreso de la Cofradía. Conocemos de la existencia de tales Breves por una hoja suelta, que se publicó por la Cofradía del Nazareno, impresa en el año 1824, a raíz de la concesión hecha por S.S. el Papa León XII, con fechas 3 y 6 de agosto del año 1824.

Damos a esa hoja volandera el valor de auténtico documento, sabiendo que trató de reproducir, con rigor, los originales latinos en su traducción al castellano. Ello nos manifiesta bien a las claras la preocupación del Párroco de Villaviciosa y de los mayordomos de la Cofradía por que la piedad de los cofrades y la devoción a las Benditas Ánimas del Purgatorio fuera en aumento, aplicando por su eterno descanso los sufragios requeridos y el lucro de las Indulgencia concedidas por el Santo Padre.

a) Breve de S.S. León XII, de fecha de 3 de agosto de 1824:

Todos los fieles cristianos, de ambos sexos, que se asentasen o entrasen en dicha Cofradía, confesando y comulgando, ganan la Indulgencia Plenaria.

A todos los Cofrades de ambos sexos, que, hallándose en “artículo de muerte”, confesaren y comulgaren y, si esto no pudieren, invocaren el dulce Nombre de Jesús con la boca y, si esto no pudiesen, a lo menos con el corazón, les concede otra Indulgencia Plenaria.

A los mismos Cofrades de ambos sexos, que, confesados y comulgados, visitasen la Iglesia, Capilla u Oratorio de dicha Cofradía, en el día en que se celebra la fiesta principal, que es día del Dulcísimo Nombre de Jesús, rogando allí por la paz y concordia de los Príncipes cristianos, extirpación de las herejías y exaltación de la Santa Madre Iglesia, les concede Indulgencia Plenaria, desde las primeras vísperas hasta la puesta del sol del día siguiente.

A los mismos Cofrades de ambos sexos concede Su Santidad 60 días de Indulgencia por cada obra de piedad y caridad que ejercitaren. Y asimismo, les concede siete años y siete cuarentenas de perdón, si, confesando y comulgando, visitaren la Iglesia, Capilla u Oratorio de la Cofradía en cada uno de los días siguientes: el día del Patrocinio de San José, el de San Pedro y San Pablo, el de Nuestra Señora del Rosario y en la festividad de todos los Santos.

b) Breve de S. S. León XII, con fecha 3 de agosto de 1824.

Concede Su Santidad a todos los fieles cristianos Indulgencia Plenaria el día de la Exaltación de la Cruz, que es a tres de Mayo, desde las primeras Vísperas a la puesta del sol del día siguiente, si, confesados y comulgados, visitaren el altar de Jesús que esta en la Iglesia de la Oliva de Villaviciosa. También por el mismo Breve concede Su Santidad otra Indulgencia Plenaria a todos los fieles cristianos, que visitaren, los nueve días continuos de la Novena que se hace a JESÚS NAZARENO , el altar de dicha Cofradía, cuya Indulgencia la podrán ganar en uno de los nueve días que cada uno eligiere a su arbitrio.

Todas las referidas Indulgencia se pueden aplicar a modo de sufragio por las Benditas Ánimas del Purgatorio, a excepción de la del día de la Exaltación de la Santa Cruz.

c) Breve de S. S. León XII, de 6 de Agosto de 1824.

Por este Breve concede Su Santidad que el altar de Jesús sea altar de privilegio para todos los Hermanos y Hermanas de dicha Cofradía, que, habiendo partido de este mundo, se hallen penando en el Purgatorio, pero con la precisa condición de que las Misas que a este fin se dijeren, han de ser de Requiem en los días que quepan según las Rúbricas del Misal. Y además concede que estas Misas, para que las almas de los Cofrades difuntos gocen por modo de sufragio esta Indulgencia, puedan ser celebradas en dicho altar por cualquier sacerdote Secular o Regular de cualquier Orden o Congregación.

TODAS ESTAS INDULGENCIAS SON PERPETUAS, COMO CONSTA DE LOS REFERIDOS BREVES.

Como colofón de tan precioso cúmulo de gracias y privilegios tan distinguidos como el Vicario de Jesucristo en la tierra se ha dignado conceder a los Cofrades de Jesús, debe mover a los fieles, particularmente a los de Villaviciosa, a alistarse en dicha Cofradía. Además los Señores Obispos de Oviedo e Ibiza tienen concedido 40 días de Indulgencia a todas las personas que rezaren devotamente un Credo delante de la Santa Imagen de Jesús Nazareno de esta Cofradía.

Igualmente, el Excmo. Sr. D. Benito Sanz y Forés, Obispo de Oviedo, concede 40 días de Indulgencia a todos los fieles cristianos de uno y otro sexo, por cada vez que, devotamente, practicaren alguno de los actos piadosos de la Cofradía de Jesús Nazareno fundada en la Parroquia de Santa María de Villaviciosa, como también a los que usen la medalla bendita, distintivo de dicha Hermandad, rezando una de las oraciones aprobadas por la Iglesia.

COLOFÓN.

La Cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno constituyó motivo de enorgullecimiento para todos los cristianos de Villaviciosa, que, desde tempranas edades, en muchos casos, desde el día del Bautismo, vinieron inscribiendo a los recién nacidos en la Cofradía del Dulce Nombre. De este modo, cuando ya eran capaces de hacer los actos de piedad propios de la Cofradía, llevaban un buen tiempo de iniciación cristiana y confraternal.

Para todos los padres de futuros niños y niñas, que sean bautizados en la Parroquia, quiere constituir este recordatorio que nos impulsa, de modo perentorio, a los Cofrades de la Villa a guardar fidelidad a la memoria de nuestros mayores, que supieron ser fieles ellos también a las tradiciones de los antepasados. Una práctica hermosa sería la de inscribir al niño o niña recién bautizado en la Cofradía. De ese modo, arrancaría la constancia de haber sido incorporado como fiel cristiano a la Iglesia de Jesucristo, quedando asentado su nombre y circunstancias de su ascendencia cristiana, en la correspondiente cláusula del Libro de Bautizados de la feligresía, a la vez que quedara testimonio de su inscripción en la Cofradía, en el correspondiente Libro de Cofrades de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno.

RESUMEN DE LAS INDULGENCIAS CONCEDIDAS A LA COFRADÍA

Breve de S.S. Pío VI, de 1775

  • Concesión de Indulgencia Plenaria, el día de la Exaltación de La Santa Cruz, que es a tres de mayo, visitando la Iglesia de Santa María de Villaviciosa y comulgando en ella dicho día.

Breve de 3 de mayo de 1824

  • Los fieles cristianos, en el día de asentamiento en la Cofradía, se concede Indulgencia Plenaria.
  • A los cofrades, en el día del Dulce Nombre de Jesús, tres de enero, se concede Indulgencia Plenaria.
  • A los cofrades, por cada obra de piedad y de caridad que ejercitaren, se concede Indulgencia parcial de 60 días.
  • A los cofrades, siete años y siete cuarentenas de perdón, visitando la Iglesia de la Cofradía el día del Patrocinio de San José (Tercer Domingo después de Pascua, unida por Pío XII a la fiesta del 19 de marzo), la de San Pedro y San Pablo (el 29 de junio), la de Nuestra Señora del Rosariop (el 7 de octubre) y en la festividad de Todos los Santos (el 1 de noviembre).

Breve de 3 de agosto de 1824

  • A todos los fieles cristianos, se concede Indulgencia Plenaria, el día 3 de mayo, fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, visitando el altar de la Cofradía, en la Iglesia de la Oliva.
  • A todos los fieles cristianos, otra Indulgencia Plenaria, visitando el altar de la Cofradía durante los nueve días continuos de la Novena a Jesús Nazareno, siendo posible ganar la Indulgencia Plenaria, en cualquier día de la Novena, en el que cada uno eleigiere.

Breve de 6 de mayo de 1824

  • Se concede a la cofradía que su altar sea de Privilegio, es decir, de «sacar ánima» en las Misas que en el mismo se celebraren. Con tal que sean de requie, en los días en que éstas estén permitidas.

Concesión de Indulgencias por los Obispos de Oviedo y de Ibiza

  • A todos los cofrades de Jesús Nazareno, 40 días de Indulgencia.
  • A todas las personas que rezaren un Credo delante del Cristo de la Cofradía, se les concede 40 días de Indulgencia.

Concesión de Indulgencia por el Obispo D. Benito Sanz y Forés.

  • A todos los fieles, concede 40 días de Indulgencia, practicando algunos de los actos piadosos de la Cofradía.

Para los cofrades actuales de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno constituye, sin duda alguna, un motivo de satisfacción el encontrarse con los signos de piedad, que distinguieron a los Cofrades del Dulce Nombre de Jesús, a lo largo de la Historia.

Nosotros somos la continuidad y las nuevas generaciones de Cofrades son la garantía de la perennidad de la Cofradía. Cuidemos de ser para ellos trasmisores de los valores que cultivaron nuestros antepasados, de la piedad con que siempre impregnaron sus vidas e hicieron manifestación continua de sus principios cristianos. Nuestra Cofradía será lo que nosotros queramos, haciendo trasmisión de nuestras ilusiones a los que se hallan dispuestos para asumir las responsabilidades de ser unos buenos cristianos.